Responso por Adriano Miguel

Por Ariel Cabral

Por Ubi Rivas

Confieso que impactó profundo mis sentires cuando vi en El Nacional la infausta noticia del deceso de Adriano Miguel Tejada, Linche para sus íntimos, este lunes diciembre dos, justo cuando el brillante, probo y referencial periodista, prolífico historiador, cumplía 72 inviernos, víctima de un quebranto de páncreas.

Adriano Miguel demostró muy precoz, marcada decantación por la cultura, comunicación y cultivar con creces a Clío, escribiendo y publicando once títulos que pendularon por sus tres gnomos que le cautivaron siempre y que honró por todo lo alto, tratados jurídicos, históricos, vibración del periodismo en sus infinitas cortantes facetas.

Su extensa producción intelectual, venero de enjundiosa cultura, complació todas las inquietudes intelectuales con sobresalientes notas y la difícil condición análogas a las morocotas, que nadie desdeña.

Adriano Miguel nos edifico con sus ricas disquisiciones históricas en Diario de la Restauración, El ajusticiamiento de Lilís, Cien años de historia, Bonao: una ciudad dominicana y La celebración del Sesquicentenario.

Egresado licenciando en ciencia jurídicas por UCAMAIMA, donde ejerció la cátedra jurídica, nunca postuló en los tribunales, porque su numen no eran los estrados, sino las recurrencias históricas, escribiendo Manual del Legislador, Reforma Institucional y democracia, Reforma Constitucional y reforma política, Constitución comentada de RD.

Su huella luminosa impregnó desaparecida revista EME-EME, dirigiendo La Información, El Día, co- director revista Rumbo, Diario Libre que dirigió por l6 años.

Adriano Miguel es paradigma, candil que ilumina el sendero correcto y probo de la comunicación, la cátedra, el galanteo a Clío, el trato afable, cortés, decente proceder. Paz a sus retos. Siempre viva a su memoria grata y querida.

Compartir

Relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: