La represión de las dictaduras y las amenazas a la democracia marcaron 2021

Por Ariel Cabral

PRENSA NEWS, Ginebra. La mayor persecución a la disidencia en China, Rusia, Venezuela o Nicaragua, la caída de frágiles democracias en Birmania o Sudán, y los giros autocráticos en gobiernos de Brasil, Hungría o El Salvador son algunas de las tendencias denunciadas en el nuevo informe anual de Human Rights Watch (HRW), publicado hoy.

El documento de 700 páginas, que repasa la situación de la mayoría de los países del planeta en 2021, también destaca el deterioro de las libertades en países como Turquía, Tailandia o Egipto, las transferencias “no democráticas” de poder en Túnez o Chad, o preocupantes abusos en Filipinas o la India.

Pese a ello, subraya al comienzo del informe el director ejecutivo de HRW Kenneth Roth, “la demanda popular de democracia sigue siendo muy alta”, como mostraron el pasado año las protestas en Cuba, o las que desafiaron los golpes militares en Birmania y Sudán.

USO DE LA PANDEMIA PARA SILENCIAR LOS CRÍTICOS

El informe denuncia que en el segundo año de pandemia muchas dictaduras o líderes con tendencias autocráticas amenazaron, silenciaron o detuvieron a trabajadores sanitarios, periodistas y otras voces críticas a la respuesta de las autoridades a la crisis cuando ésta resultó ser fallida.

Países como Egipto, India, Hungría, México, Nicaragua o Venezuela fueron ejemplos de estas prácticas, mientras que en algunos casos “se usó la pandemia como pretexto para acabar con protestas contra el gobierno mientras se permitían otras a su favor”, como ocurrió en Rusia o en Cuba.

El informe denuncia el jaque de China a los últimos reductos de libertad en Hong Kong, donde el pasado año, tras unas primarias electorales en las que los candidatos cercanos a Pekín fueron derrotados, se tomaron medidas que “hicieron pedazos” el principio de “un país, dos sistemas” por el que el régimen comunista no imperaba en la excolonia.

Compartir

Relacionadas

A %d blogueros les gusta esto: